Conflicto de interés

Soy médico. Hice una residencia en Medicina Interna, desde 1997 y hasta 2001, en un hospital perteneciente a un gran consorcio privado. Me certifiqué en el Consejo correspondiente en aquél lejano 2001, y en este 2014 volví a certificarme. Mi actual certificación como internista es vigente hasta 2019.

También fui residente de Inmunología Clínica y Alergia, en el Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos, del ISSSTE, entre 2004 y 2006. Nunca me ostento como inmunólogo, porque aún no me titulo, no tengo cédula profesional, ni he sido certificado por el Consejo correspondiente. Pero no pierdo las esperanzas de dar pronto la sorpresa...

He sido sub-investigador e investigador clínico, en distintos momentos a partir de 2006, y de manera intermitente, en dos Organizaciones Administradoras de Sitios de Investigación, y en un consultorio médico privado. Estas actividades fueron financiadas, directa o indirectamente, por la Industria Farmacéutica. Hice investigación en relación con diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial sistémica, y analgesia. 

Fui empleado de un laboratorio farmacéutico a lo largo de 2007, como enlace médico científico. Mi desempeño profesional se centró en las áreas de diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

También fui orador para un laboratorio farmacéutico, desde julio de 2009, principalmente en relación con riesgo cardiovascular, dislipidemias, hipertensión arterial sistémica y diabetes mellitus tipo 2. Esta actividad cesó en 2012.

Durante 2012, y hasta mediados de 2013, fui colaborador en un Comité de Ética asociado a un sitio de investigación clínica. Mi paga en esta actividad fue tan modesta e irregular, que realmente dudo que pueda representar un conflicto de interés real.

De abril a diciembre de 2013 fui colaborador externo de un segundo laboratorio farmacéutico, como enlace médico científico, en el área de la salud cardiovascular.

Durante abril y mayo de 2014 fui colaborador en un tercer laboratorio farmacéutico, como enlace médico científico, en el área de neurociencias... una de las cosas más apasionantes por las que me han pagado.

A partir de junio de 2014 y hasta marzo de 2015 fui nuevamente enlace médico científico... para el mismo laboratorio con el que colaboré en 2013. El área terapéutica en la que trabajé fue la oncología. Hacía mucho tiempo que no me sentía obligado a estudiar tanto para cumplir con el desempeño que se espera de mí.

La gran frustración de mi vida laboral sigue siendo... sostenerme como escritor. Vivo soñando  en el día en el que, como conflicto de interés, pueda señalar: "hay un editor generoso que paga por estas líneas, y lectores ávidos que las compran".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada